domingo, 22 de diciembre de 2013

#90. Saulus Ave Iubet, de Galo Riscal

Editorial: Éride
Páginas: 488
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788415883326
Precio: 20,00 €

Sinopsis

Saulus ave iubet es un canto de admiración al mundo romano de la Hispania del tiempo de San Pablo, cuya biografía a distancia y cuyo pensamiento se asoman a este relato, a este atrevimiento, para mirar hacia un breve momento de la Historia, iluminada con la celeridad de un fugaz destello de luz que, al instante de apagarse, vuelve a oscurecerse. Es mirar hasta un vivir el todavía naciente sentimiento cristiano, en medio de una sociedad y de un imperio, inmersos en una lenta descomposición por la creciente pérdida de cuantos valores hicieron grande a Roma. Describir ese momento supone alcanzar un motivo de amor, y es el emprender un largo viaje desde las provincias orientales del Imperio Romano, hasta el corazón de la misma Hispania.

Reseña

Os traigo un libro que muestra el comienzo del cristianismo desde el punto de vista de los romanos, y mediante personajes importantes.

Hacer una buena reseña es un reto siempre. Pero en esta ocasión me supone un reto mayor debido a que el libro no es una mera novela con el fin de entretener, a mi juicio.

El autor en esta novela hace un barrido del sistema romano en todos los aspectos, desde ideología y valores, hasta funcionamiento del ejército, del Senado o de las provincias repartidas por el mundo conocido. En ese barrido, nos iluminará en una época oscura tras una frugal tranquilidad con la muerte de Calígula, donde la sombra del terrible emperador proclamado dios empieza a ser una vez más una realidad mediante el emperador Nerón. Así mismo, narra varias leyendas sobre la Urbe (Roma) y las distintas zonas conquistadas. También hace varios guiños a las Guerras Médicas y a los antiguos héroes griegos.

Las distintas culturas de esta época, en el siglo I d.C., dan una visión del Imperio romano bastante variopinta: algunas les temen, otras no les soportan, otras viven bajo su yugo casi con alegría. En este libro, las predominantes y las que aparecerán a lo largo de la narración será la judía y el cristianismo primigenio.

Este libro no es una novela de entretenimiento pura y dura. Desde mi punto de vista es un libro profundo, con un trasfondo moral, donde yo veo una crítica a los actuales valores del cristianismo. He tardo mucho en leerlo debido a que no he tenido el tiempo necesario para centrarme en él, pero lo he acabado en una época bastante acertada. El autor en este escrito nos muestra los auténticos valores del cristianismo, los valores que predicó Jesús y sus discípulos, o que al  menos dicen las Escrituras que hizo. Valores totalmente alejados de los de hoy en día. Amor al prójimo, compartir lo poco que tenían con los nada poseían, no devolver afrentas, y un largo etc. Hubo una frase que me gustó mucho: "Ninguno de ellos es pobre, los que tienen comparten con los que no tienen".

En cuanto a esta "nueva religión", nos es mostrada a través de cristianos o de Saulo de Tarso (Pablo de Tarso). También hace aparición el apóstol Pedro. La narración de la historia de Jesús ocurre mediante los diálogos de diversos personajes con el protagonista, un joven soldado de Hispania que se enamora de una judía que acepta la fe cristiana y mientras la busca se empapa de esta religión. Varias veces chocan los pensamientos tradicionales romanos con la nueva fe que se hace fuerte entre las clases sociales menos favorecidas de Roma, como esclavos y gladiadores.
Con el joven soldado se aprecia la evolución de su manera de pensar, pero sin dejar a un lado las creencias heredadas de sus ancestros. Empieza a ver en el cristianismo los valores que una vez hicieron grande a Roma; esto afectará a sus decisiones.

Este libro apenas tiene acción hasta el cuarto final. Un porcentaje bastante grande son diálogos con Saulo, sus enseñanzas y su puntos de vista; otra parte importante son las "pericias" del joven soldado  y su amigo (con ellos pasa toda o casi toda la acción propiamente dicha del libro, como guerras y competiciones); también hay grandes diálogos con diversos personajes, como por ejemplo el gran Séneca. Incluso en las batallas, una parte de ellas las muestra como si fuese un tratado sobre la guerra, describiendo las tácticas y las situaciones desde la posición de un general que observase la batalla. Otras aventuras vienen narradas por personajes que los protagonistas se encontrarán en su camino.
Pero en el cuarto final de la novela lo de arriba cambia. Rápidas sucesiones de acontecimientos hacen que el lector no se pueda despegar. Como el marco histórico de la novela es el reinado del emperador Nerón, los lectores de esta reseña se podrán imaginar qué ocurrirá en la última parte del libro, porque eso es Historia. Sólo decir que la forma de la narración de las páginas "finales" me puso los pelos de punta más de una vez; todas las emociones se pueden palpar y sentir claramente a través de una prosa magnífica. Puede incluso que llegue a "afectar".
Las descripciones de lugares no son muy abundantes, ni tampoco las psicológicas. Pero todo lo que tenga que ver con la cultura judía y cristiana sí está ampliamente desarrollado. También muy detallada las ciudades por las que pasan en cuanto a templos, bibliotecas, zonas de ocio y edificios públicos, con sus nombres en romano (pero sin apenas describir cada edificio). Esto se aplica a todo objeto habitual usado por los romanos, que generalmente el autor utiliza su nombre romano. Esto está bien y mal a la vez debido a que muchos nombres no están traducidos y a veces es difícil sacarlos por el contexto. A pesar de que el autor tiene una forma de escribir que a mí me ha gustado, el hecho de que sea una lectura con numerosas palabras romanas (muchas sin traducción) hace que sea muy técnico y, en determinadas partes, nada fluido.

A pesar de que la descripción de los lugares no es muy abundante, el autor teletransportará a multitud de zonas del Imperio romano, desde Hispania a Asia, y mediante los protagonistas (que son Hispanos), habrá numerosas menciones a muchas "ciudades" de Hispania, como puede ser Ónuba (Huelva), Ségeda (Zafra, en Badajoz), Perciana (Villafranca de los Barros, en Badajoz), Turgalium (Trujillo, en Cáceres), Saesapo Túrdula (Almadén, en Ciudad Real), Corduba (Córdoba), Hispalis (Sevilla), César Augusta (Zaragoza). Predominan los asentamientos de Badajoz, Cáceres y Ciudad Real, aunque hay bastantes más. Otras ciudades del Imperio son Éfeso, Antioquia, Atenas, Jerusalén, Corinto, y muchas más.
Es en las últimas páginas -literalmente- donde se aprecia una descripción un poco más detalladas sobre zonas de Hispania. A mí, la sinopsis me llevó un poco a error, debido a que como decía "en tiempos de la Hispania romana" supuse que se iba a centrar un poco más en ella, pero no es así.

Estatua de Séneca, en Córdoba (España)
-Y ten en cuenta, joven amigo, el valor del dolor, el físico, el del amor y el de las decepciones y fracasos. Pues la plena felicidad incluso tiene su parte negativa; porque pasar por la vida sin que el dolor nos muerda el alma es como ignorar el otro aspecto valioso de la naturaleza y de la espiritualidad del hombre.

Este libro hay que leerlo despacio. Y con la idea de que no se lee en dos días. Es demasiado denso, demasiado profundo como para que todo entre en la cabeza del lector y consiga asimilarlo. En determinadas partes, la cantidad de datos y de razonamientos es tal que es imposible continuar sin un descanso. Una de las cosas que le veo mal al libro es que los diálogos pueden durar varias páginas sin interrupciones. Bueno, una gran parte de los diálogos son los razonamientos de los distintos personajes, sobre todo en cuanto a las enseñanzas de Cristo explicadas por medio de Saulo de Tarso.
Así mismo, hay bastantes diálogos entre partidarios de las antiguas creencias romanas y partidarios de la nueva fe, así como de judíos y cristianos. Todos intentan defender sus creencias, pero algunos de una forma menos agresiva que otros.

La narración tiene varias historias, o mejor dicho, varios protagonistas momentáneos. A pesar de que los protagonistas principales son Hispánico, el joven soldado, y Aurelio, su amigo, algunos de los personajes que los dos hispanos se encontrarán por el camino pueden tener su historia particular además de su relación con los soldados. En esta narración está la bonita historia de amor del joven hispano que buscará a su amada desde los confines del Imperio, siendo un amor tan fuerte que superará la barrera de las creencias.
Pero no es una historia de amor como tal; es algo así como un amor casi imposible debido a la distancia y al tiempo, pero alentado por una promesa hecha hace años. Amor del verdadero, como se menciona en el libro.
También se aprecia claramente el amor que se profesan los propios cristianos entre ellos, y no solo entre sus familiares.

Ahora bien. Una pega grande. Al leerlo despacio y fijándome mucho en todas las frases para captar todo lo que quieren decir, he visto numerosos errores tipográficos a lo largo de la narración. Es algo que afea una novela tan interesante.

Y para acabar, tengo que decir que es un libro difícil de recomendar. No porque sea malo, ni mucho menos, sino por la temática. Hay muchas personas que es hablar de religión y cerrarse en banda. Esto es debido a que ven la religión como algo malo, estando su visión de ella influenciada por la mala actuación o frases no acertadas de ciertos "representantes de Dios", así como de la Iglesia. Pero con este libro se aprende mucho de los primeros cristianos, donde se aprecia que no siempre los valores de esta fe han sido tan poco importante y tan pasados por alto como ahora. Unos auténticos valores que si se aplican pueden cambiar el mundo a mejor.
Por ello, recomiendo este libro especialmente a amantes de la historia, a aquellos que tengan curiosidad por el surgimiento de las religiones y de como eran antes de ser "corrompidas" (en este caso, de la cristiana y judía), y para aquellos que aguanten lecturas profundas con toques filosóficos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario