Páginas

viernes, 5 de junio de 2015

#162. La resurrección de los muertos, de Francisco Félix Caballero

Editorial: Éride Ediciones
Páginas: 68
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 978-84-16321-39-1
Precio: 10,00 €

Sinopsis

La resurrección de los muertos es una colección de historias entrelazadas que se mueven entre lo real y lo místico. Es también un recorrido por diferentes estados de ánimo que no hace sino confirmar que hay mucho más del autor en este libro de lo que él mismo creía en un principio. El paso lento pero firme del tiempo, la soledad, el amor, el desamor, la certeza de un futuro incierto, los sueños adquiridos a precio de saldo predestinados a no cumplirse… son patrones recurrentes a lo largo de unos versos a veces ficticios y otras poco creíbles, pero siempre honestos. A pesar de todo, en cada historia se vislumbra un hálito de esperanza, una invitación a levantarse tras la caída, a seguir peleando cuando todos te dan por vencido; o peor aún, por muerto. De eso más o menos trata la vida, y de eso trata La resurrección de los muertos.

Reseña

Hace unas cuantas semanas que terminé de leer el libro, pero entre los exámenes finales de la universidad y que este libro requiere una reseña difícil de realizar, me ha resultado imposible tener la reseña lista hasta hoy.

La resurrección de los muertos es un poemario compuesto por 31 poemas más bien cortos. Es un librito muy fino que puedes empezar y terminar en una tarde. El autor nos contará diversas historias, reflexiones y sentimientos a lo largo de los 31 poemas. Una cosa que me ha gustado mucho del libro es que, aunque los temas de los poemas son variados, todos están unidos por un ambiente oscuro y en ocasiones, tétrico. Me ha dado la sensación de que el autor, a la hora de escribir, recibe mucha inspiración de las peores experiencias de la vida, aquellas que se nos quedan clavadas en el corazón pese al pasar del tiempo por haber sido especialmente dolorosas. Ese ambiente lóbrego tan definido, que impregna cada una de las partes del libro, le aporta al mismo una unidad y una personalidad propia realmente interesante.

Repartidos por cada poema de la obra, encontramos temas de lo más variados, como dijimos antes: el amor, el desamor, el paso del tiempo, la muerte… Muchos de estos poemas me han hecho pensar mucho en mí misma, reflexionar sobre mi propia existencia y sobre la clase de mundo en la que vivo, y pienso que ese es uno de los mayores méritos del libro: la capacidad de atrapar al autor y hacerle sentir partícipe (incluso protagonista en algunos casos) de las historias.

Los temas de las historias y la forma en que están contados derrochan madurez, tanto experimental como mental. No se utilizan palabras ni expresiones difíciles de comprender, por lo que la lectura es muy fácil, rápida y amena.

La forma en la que están contados me ha parecido realmente buena (dentro de mi inexperiencia en este género). Especialmente, me conmovía en algunos poemas con la forma en que el autor expresa sentimientos de dolor y de angustia, como por ejemplo en el poema A ESCONDIDAS («A escondidas te pienso y te escucho, / y me invento una vida a escondidas, / donde el manto de la densa niebla / guarda la miseria que no vieron tus ojos»), o en NO TE VAYAS, GITANA («Si te vas, hazlo de noche, / vuelva muy lejos de aquí, / donde no pueda encontrarte… / haberlo pensado antes / que nunca te haría feliz, / que era demasiado lastre / para ti»); también la lastimosa impotencia de CANCIÓN DE NAVIDAD INCOMPLETA («Navidad, / dulce Navidad; / en la ciudad, / un niño se hace a la calle / y otro duerme / en un portal»).

A continuación os podré el que creo que es mi poema favorito del libro, el que más me ha conmovido:

EL HOMBRE MÁS TRISTE DEL MUNDO
El hombre más triste del mundo
apenas si podía llorar,
quemaba todos sus deseos
en las hogueras de San Juan.

Al mar le dijo aquella noche:
«Me llevas tú o te llevo yo»,
alguna voz gritó su nombre
pero nadie respondió,

Dejó sus sueños en la orilla
al lado de su ropa,
desnudo marchó a su cita
con media sonrisa en la boca.

Buscó razones para no ir,
pero no encontró ninguna,
su último rayo de luz
lo proyectó la Luna.

El hombre más triste del mundo
cambiaba versos por amor;
no tuvo suerte con los trueques.

En eso –al menos—era como yo.


Tenía pensado recopilar mis poemas favoritos y hacer un pequeño resumen de cada uno, pero hay un problema: los poemas son trocitos del corazón del autor, y no sólo eso, están expresados a través de analogías, metáforas, etc., lo que hace prácticamente imposible una interpretación exacta y objetiva de cada uno. Las interpretaciones que yo pueda hacer poco o nada tendrán que ver con el significado real de los poemas (hecho realmente maravilloso, todo sea dicho), así que me limitaré a mostraros los títulos de los poemas, para que os podáis hacer una idea de lo que trata cada uno:

-Mis fantasmas
-La caja
-De lo oscuro
-Solo ruido
-A escondidas
-Tal vez
-Infiel
-El tren
-El manual del buen suicida
-Canción del optimista
-Con que me aguante la voz hasta esta tarde
-No te vayas, gitana
-Las cosas que quería decirte
-Lugares comunes
-Cantos ebrios
-Canción de Navidad incompleta
-En la esquina
-En la ciudad sin ley
-Panteón de héroes olvidados
-Otra vez
-El hombre más triste del mundo
-Como hacía Bukowski
-Bienvenido a casa
-Sueños
-El espejo
-Canción triste del asesino que implora clemencia
-El golpe
-La resurrección de los muertos
-Tantas cosas más
-Párteme en dos la cordura
-Hasta el final

Sin duda, es un libro enormemente recomendado para todos los amantes de la poesía y para aquellos que estén interesados en iniciarse en ella, ya que el libro es fácil y rápido de leer, y no se hace pesado en ningún momento (más bien se hace corto).

Para terminar, tengo que advertir de que yo no soy lectora habitual de poesía. Es un género que tengo bastante abandonado, así que muy posiblemente no esté capacitada para describir este libro. Mi reseña tiene muchas carencias y aspectos mal analizados, pero he leído el libro y he escrito esta reseña con mi mejor intención, expresando mi opinión sobre la obra, no como experta o “consumidora habitual” de poesía, sino como lectora abierta a todo tipo de literatura. Así que espero que me perdonéis este hecho, que os haya gustado la reseña y, sobretodo, que os sirva de ayuda si estáis interesados en leer La resurrección de los muertos.

Por último, muchas gracias al autor del libro, Francisco Félix Caballero, por ofrecernos su libro y darnos la oportunidad de conocer su obra. Ha sido un placer leerlo y reseñarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada